El nuevo restaurante se encuentra en el centro de Cochabamba, en una de las principales arterias de la ciudad. La apertura de este local responde a las crecientes necesidades y nuevos hábitos de consumo de la población boliviana, que demanda cada día más los productos que ofrece la franquicia de alimentación Brasa Away.

Con una superficie cercana a los 200 m2, este restaurante crea cinco puestos de trabajo y es la segunda de las aperturas previstas este año por la franquicia a nivel internacional, país que abandera en 2017 el dulce momento de expansión de la compañía.

“Bolivia es un mercado con un potencial excelente e indudable para Brasa Away” asegura el joven franquiciado que ha apostado por la franquicia española de comida rápida para invertir en Bolivia.